Facturación Electrónica - Vista profesional

Facturación Electrónica

VINO PARA QUEDARSE

-La Facturación Electrónica es una realidad en Costa Rica y no una utopía -


En Costa Rica solemos decir: “…que hay tiempo para todo, ...que después, …aún no es necesario.” Sin embargo la obligatoriedad de este nuevo sistema está en vigencia desde el 2016 y será obligatorio para todos los contribuyentes a partir del 2018.
Desde el año 2009, se inició toda la tramitología para poner en práctica este sistema de facturación, por lo que concluimos que ya se agotaron todos los tedios que impiden la puesta en práctica oportuna de cualquier trámite en Costa Rica.

Facturación Electrónica conlleva tres componentes que en Costa Rica son de difícil aceptación:

  • i. Obligatoriedad: Con la publicación de la resolución DGT – R048-2017, queda legalmente establecida la obligatoriedad que tenemos todos los contribuyentes de utilizar esta nueva herramienta, si bien es cierto la puesta en práctica ha sido paulatina, ya la Dirección General de Tributación Directa (DGT) ha iniciado las notificaciones respectivas para algunos sectores tales como el de –grandes contribuyentes-; para el 2018 lo demás deberemos de cumplir con esta obligatoriedad, basta nada más esperar que ocurrirá con los contribuyentes indicados en el artículo No. 11 del Reglamente a la Ley sobre el Impuesto de Renta.

  • ii. Impuestos: Con la puesta en práctica de este mecanismo se pretende minimizar la evasión de impuesto, ya que la DGT tendrá en tiempo real la información de cada factura que los contribuyentes emitan o reciban; con ello también se pretende transparentar todas las operaciones comerciales y evitar el blanqueo de capitales.

  • iii. Control: Este sistema que recién se pone en prácticamente, realmente no es nuevo, pues la naciones más desarrolladas del mundo hace bastante tiempo lo tienen en práctica y ha permitido no sólo lo indicado en los puntos anteriores sino también, establecer estadísticas fidedignas respecto al consumo de bienes y servicios que tienen los diferentes sectores de la sociedad.

Bien es cierto que todo lo anterior se siente como invasivo, no queda más que disponerse a propiciar el cambio; para ello la empresas y las personas físicas obligadas a facturar, deberán acceder a sistemas de facturación electrónica que sean confiables, versátiles y no invasivos con sus bases de datos.
Esperamos que el país acceda favorablemente a dicho cambio y que nuestras autoridades por su parte hagan una distribución equitativa de los recursos que se generarán.
Ronald Arguedas M.
Asesor Fiscal



Nuestros Últimos Tweets